27 oct. 2013

"El juego de Ender", de Orson Scott Card









Hay libros que, si no te los llegan a recomendar, ni siquiera les dedicarías cinco minutos. Y eso es lo que me habría pasado con El juego de Ender si no me hubiera "obligado" a leerlo cierta persona (quien, a su vez, también me indujo a leer El Padrino, de Mario Puzzo). Menos mal que el señor de gran criterio intervino y me abrió los ojos.

El juego de Ender es una novela de ciencia ficción escrita por Orson Scott Card (que por lo que he leído es un autor consagrado en el género). En ella se nos cuenta cómo Ender va cursando sus estudios en una escuela espacial para futuros comandantes y soldados que acabarán con los enemigos extraterrestres. Desde el principio sabemos que Ender es un Tercero, es decir, el tercer hijo de un matrimonio. ¿Qué quiere decir esto? Es bien siemple: en un mundo en el que la natalidad está limitada hasta un máximo de dos hijos por matrimonio, Ender es una excepción. Con el fin de que naciera un bebé con las dotes empáticas de su hermana y la agresvidad de su hermano, a los padres del protagonista se les permitió concebirlo. Y todo porque los altos mandos del ejército mundial creen que en el pequeño reside la última esperanza para salvar a la Humanidad de los Insectores. Así, en cuanto tiene la edad, empiezan a formar a Ender, pero no se lo ponen del todo fácil... lo importante es que de él salga el comandante que liderará la Tierra a su salvación.

Que nadie se confunda, las batallitas de guerra no son lo principal del libro, lo cual ha sido una grata sorpresa. Si hay algo que me ha sorprendido es que la historia versa sobre la formación de Ender para llegar a una gran batalla, y ya está (más o menos). Todo empieza cuando tiene seis años y termina con unos pocos más en su haber, hasta que se gradúa. Y lo que se nos muestras es su evolución paulatina como personaje, sus debates internos y su forma de afrontar las visicitudes que se le presentan a lo largo del camino. Además, todo se mezcla con conversaciones de los altos cargos, que permiten comprender mejor por qué le hacen lo que le hacen a Ender y cuál es el objetivo final de toda su educación. En definitiva, que siempre quieres saber más y más (aunque yo haya tardado un mes en leerlo, pero eso es por mi lentitud in extremis).

Los personajes están perfilados muy claramente. En todo momento se deja claro por qué los hermanos de Ender no fueron los elegidos y él sí, y es por sus respectivos caracteres. Si el mayor de los tres es agresivo y despiadado, la mediana es dulce y llena de empatía, la única persona a la que Ender puede llegar a querer. Y el menor reúne características de ambos, y eso se deja ver a lo largo de la novela: el protagonista siempre tiene debates internos por lo contradictorio de su personalidad, pero en cada ocasión llega a una conclusión propia y coherente con el personaje. No creo que haga falta que diga que me encanta cuando los autores hacen eso. Si los personajes van cambiando de parecer según le convenga a la trama o son demasiado planos siempre me echa para atrás y me hace difícil el creerme lo que estoy leyendo. Y este no ha sido el caso.

Pero si hay algo que me ha encantado del libro, son los últimos capítulos (de los que poco puedo decir si no quiero estropear el final). Con ellos, toda la historia se unifica y tiene mayor sentido. Además, la duda moral que plantea (y que me guardo para mí para evitar spoilers), me dejó boquiabierta. No por ser novedosa, al fin y al cabo Maquiavelo existió hace mucho, sino porque no me la esperaba en un libro que, de primeras, parecía más infantil. Es en las últimas 50 páginas cuando la lectura toma peso y te hace darte cuenta de que lo que has estado leyendo no es una simple historieta. Muy al contrario, se trata de una novela mucho más compleja de lo que puede parecer.

Lo único, y por sacarle alguna pega, que me chirrió un poco fue la traducción. No sé si ocurre también en el original pero en la versión que leí yo, se repetían palabras cuando éstas se encontraban demasiado pegadas en el texto y creo que encontré más de un error gramatical, si mal no recuerdo. Pero vamos, que son pequeños detalles, nada que hiciera la lectura imposible.

Ahora toca ver la película, que se estrena dentro de poco. Y voy a ser sincera, me da miedo lo que hayan podido hacer... porque el libro no es muy cinematográfico la mayoría de las veces.

7 comentarios:

  1. A mi me gustó mucho la historia. La verdad es que suelo disfrutar con la Ciencia Ficción, pero muchas veces me resulta repetitiva. En este caso sobre todo me atrapó el final en el que llegué a entender todo. Me gustan estas historias que juegan ocultando información y que al final de sorprenden con una idea tan inteligente.
    Yo estoy deseando ver la película y espero que sean capaces de reflejar bien una historia tan buena,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo sobre lo del final. Se agradecen esos giros argumentales (siempre que tengan sentido).
      ¡Uy, la película! Veremos qué hacen...

      Un saludo (:

      Eliminar
  2. Yo estoy dudando si leerlo en inglés o en español! tengo la duda si seria capaz de leerlo en el idioma original D:
    besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea muy complicado en inglés, al menos en castellano el idioma usado era sencillito!

      Eliminar
  3. En esta página http://www.pulmahue.net/ puedes ver mucha información de Ender’s Game

    ResponderEliminar
  4. lo tengo pendiente desde hace tiempo y tu reseña me anima a ponerle pronto remedio a esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro :D
      Espero que te guste el libro (;

      Eliminar