16 oct. 2012

Las brujas tienen su propio concepto de "verdad" || "Macbeth", de William Shakespeare

[Puntuación: 5/5]

Las reseñas que siempre me cuestan más hacer son las de los clásicos. Hay algo en ellos que me infunde mucho respecto y hasta cierto miedo. Ya os podéis imaginar lo mal que lo voy a pasar para hablaros de Macbeth. Todavía no sé de dónde he sacado el valor para ponerme a comentar al gran maestro Shakespeare. Será mejor que haga esto lo más rápido posible para evitar remordimientos o retiradas antes de tiempo.

En lo referente a la historia, no voy a decir mucho. Es un lío de traiciones, megalomanía, codicia y ambición con el aliciente de unos seres sobrenaturales que interpretan el futuro de una manera más que confusa... una gran tragedia isabelina, vaya. Macbeth, que nunca había ansiado el trono, empieza a soñar con él y, ayudado por su esposa, hará lo que sea necesario para hacerse con él y con el poder que acarrea el puesto de rey. Lo que más lo anima a ello es la premonición de las brujas que se encuentra por el bosque, volviendo de la guerra. Lo que el protagonista desconoce es que la naturaleza de estos seres sobrenaturales es engañosa y no ha de fiarse por completo de todo lo que dicen. A Macbeth no le quedará otra que aprender la lección de la forma más dura posible.

El Macbeth de Orson Welles
Aunque suene feo, Macbeth es la tercera obra de Shakespeare que leo (sé que como buena lectora debería haberle echado una ojeada a la mitad de sus creaciones, pero tiempo al tiempo, todo se andará). Como decía, es la tercera que leo (primero fue Romeo y Julieta y después Hamlet, de la cual tengo pendiente la reseña desde antes del verano). Y, por ahora, puedo decir que Macbeth es la que más me ha gustado, es la que veo más compleja, más oscura, más intrigante...

La trama es perfecta, aunque al principio resulte un tanto confusa con tanto personaje apareciendo de la nada y unas brujas prediciendo el futuro de manera gratuita. Pero es esa confusión la que constituye el aliciente para seguir adelante con la lectura, comprender qué se traen entre manos estos entes sobrenaturales, qué ocurrirá tras la guerra y por qué Macbeth es un personaje lo suficientemente importante como para que la obra reciba su nombre. La evolución psicológica del protagonista es abrumadora, cómo pasa de ser un hombre honrado y fiel a su rey a un ser sediento de poder y dispuesto a lo que sea para conservar el puesto en el trono que él mismo usurpó matando al anterior rey. Su vanidad, su confianza en sí mismo están basadas en su confianza ciega en la profecía y la incapacidad del enemigo para derrotarlo.

Pero no sólo está Macbeth, otros personajes tales como su propia esposa, sus enemigos, el hijo del rey muerto, etcétera, cierran el círculo de maravillas enmarcadas en esta obra maestra. Cada uno merece una mención individual, qué pena que apenas me quede espacio para seguir escribiendo. Podría pasarme días y días hablando de Macbeth y Shakespeare y años después todavía no habría terminado aún. Cien por cien recomendable, es más, cien por cien de obligada lectura.

6 comentarios:

  1. Para mí Macbeth es una de las obras más coscuras de Shakespeare pero lo que más pena me da es que tantos siglos después la ambición desmedida y el ansia de poder siga cegando a los gobernantes aunque ahora ya no les cuesta a ellos la vida sino a sus gobernados que ven cómo poco a poco su calidad de vida se deteriora. Me ha gustado la reseña, Ángela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, el que tantos siglos después sigamos igual da mucho que pensar sobre el ser humano y su obsesión por el poder. Una verdadera lástima.

      Muchas gracias por aportar tu granito de arena al blog.

      Eliminar
  2. Me regalaron Macbeth, la obra maldita según tengo entendido. El color del libro es amarillo, doble traición. No he tenido ocasión de volver a él, lo empecé. Tras leer tu reseña lo mismo le doy la oportunidad de enloquecer, enloquecernos este 1 de noviembre. Una nueva tradición:leer Macbeth en todos los santos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me parece una tradición excelente!

      Ya contarás qué te parece la obra. ¡Y muchas gracias por el comentario!

      Eliminar
  3. Me mandaron leer Macbeth para el instituto y no me apetecía nada pero tu reseña me ha animado mucho. Ahora que lo he terminado te doy las gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que la reseña te animara a leerlo. Yo también tenía un poco de pánico a los libros que me mandaban leer en el instituto, por eso de que no los había elegido yo y eran "obligatorios" pero bueno, tú has tenido suerte con un profesor con buen gusto ;)

      ¡Un saludo!

      Eliminar