28 sept. 2012

Reseña: "A Room of One's Own" by Virginia Woolf

[Puntuación: 4/5]

Hagamos lo siguiente: yo os hablo de esta novela pero vosotros aceptáis que el argumento es casi inexistente y que lo único que cuenta aquí es la tesis y las ideas que se tratan de defender. ¿Qué por qué digo esto? Pues porque A Room of One’s Own no es un relato de los acontecimientos acaecidos a un personaje cualquiera, sino que es un ensayo sobre el papel de la mujer en la literatura a lo largo de la Historia y de la poca –o ninguna- relevancia que ha llegado a tener.

¿Que aún queréis saber el argumento? Sólo puedo decir que todo comienza cuando a la protagonista (cuyo nombre poco importa, aunque podéis llamarla Mary Beton, Mary Seton, Mary Carmichael o como gustéis) se le propone dar una conferencia sobre “La mujer y la ficción”. A raíz de este encargo, la narradora se pasea por la Universidad de Oxbridge (localidad inventada) y por la biblioteca, mientras analiza las distintas diferencias entre la educación de los hombre y la de las mujeres y cómo es posible que la gran mayoría de los escritores hayan sido siempre del género masculino, recurriendo, para ello a Judith Shakespeare, la hermana inventada del famoso dramaturgo inglés.

Virginia Woolf
Los principales temas a tratar por Virginia Woolf son los siguientes: la imposibilidad de independizarse de muchas mujeres por no tener dinero, el hecho de que no puedan acceder a una habitación para ella sola (A Room of One’s Own) y estén expuestas a constantes interrupciones a la hora de escribir, el desprecio que reciben por parte de los hombres aquellas cosas que para las mujeres resultan de cierta importancia, la imposición de los gustos masculinos como indicador del buen gusto en general, la necesidad de la mujer de escribir como los autores del sexo opuesto para ser tomada en serio, hasta tener que usar nombres ambiguos para pasar desapercibidas… Y así un largo etcétera.

Puede que estos temas hoy en día parezcan ya demasiado manidos, que lo que Virginia Woolf nos dice es como si lloviera sobre mojado, pero esto es un grave error. El contexto es de gran importancia a la hora de valorar una obra y, en este caso, todavía más. Se nos está hablando desde el año 1929, cuando la mujer no era valorada más allá de tener que hacerse cargo de los niños y de la casa. Han pasado más de noventa años desde entonces y, aunque las cosas han cambiado con creces –al menos en la sociedad occidental- todavía queda mucho por hacer y por eso no hemos de dejar atrás a Virginia Woolf. Este ensayo sirvió posteriormente para establecer las bases del feminismo, pero no un feminismo exacerbado, sino aquel que aboga por la igualdad entre personas, sean del sexo que sean. Y eso es lo que se defiende aquí: ¿bajo qué derecho no puede una mujer tener las mismas posibilidades y oportunidades que un hombre? ¿Por qué ha de seguir un camino marcado durante siglos que la convierte en un ser dependiente y débil? ¿Qué razón hay para que no pueda valerse por sí misma, para que no pueda tener una habitación para ella misma?

La respuesta a estas preguntas es bien clara: no hay causa lógica alguna que justifique el papel secundario al que la mujer se ha visto relegada a lo largo de los siglos. Se trata, pues de un hecho al que deberíamos prestar atención con mayor frecuencia. Y no sólo porque lo diga una escritora del talante de Virginia Woolf, sino porque es de sentido común.

2 comentarios:

  1. Es una obra por la que siempre he tenido curiosidad pero al tratarse más de un ensayo y sabiendo que los libros de Woolf nunca son fáciles siempre lo he relegado un poco. Me parece muy interesante el enfoque que hace del tema, que aún es de actualidad en muchos lugares del mundo, y algunas cosas creo que son también aún aplicables a nuestra sociedad occidental, en la que, aunque se ha avanzado mucho, todavía no tanto como se debiera. Gracias por la recomendación, una excelente reseña! Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario!

      La verdad es que a mí me pareció una lectura bastante interesante y una vez que te haces a la forma de escribir de Virginia Woolf todo es más sencillo. Supongo que en castellano será lo mismo.

      Un beso.

      Eliminar